Razas

Elegir un Deerhound escocés

Elegir un Deerhound escocés

El ciervo escocés se parece a una versión de pelo largo de un galgo, pero en realidad es más grande. Proveniente de las Islas Británicas, este perro es un excelente compañero para correr y andar en bicicleta y le va bien con familias activas.

Historia y origen

El ciervo escocés se originó en las Islas Británicas hace cientos de años. Se cree que el galgo, que había existido durante siglos, fue criado para ser un poco más grande y tener un pelaje más duro y más largo. Esta raza finalmente se conoció como el ciervo escocés, ya que se usaba principalmente para cazar grandes ciervos escoceses. Hubo un tiempo en que su popularidad con la realeza escocesa llevó al perro a ser el perro real de Escocia. La caída del sistema de clanes escoceses contribuyó a la disminución de la popularidad de la raza y la raza casi se extinguió. Afortunadamente, el interés en la raza creció en el siglo XIX, principalmente debido a los esfuerzos de los hermanos Archibald y Duncan McNeill.

Aunque originalmente se usaba para cazar grandes venados, el ciervo escocés ahora es un querido perro de compañía. Poco común en los Estados Unidos, el ciervo tiene un público fiel y está creciendo en popularidad.

En 1886, el ciervo escocés fue reconocido por el American Kennel Club como miembro del grupo de perros.

Apariencia y Tamaño

El ciervo escocés tiene una apariencia similar a un galgo. El cofre es profundo y estrecho con un lomo arqueado. Las patas delanteras son rectas y la parte trasera se inclina. La cola es larga y casi llega al suelo cuando se mantiene recta, pero también puede doblarse al final. La cabeza es larga con un hocico afilado y afilado. Las orejas se colocan en lo alto de la cabeza y se pliegan hacia atrás.

El pelaje del ciervo escocés es áspero, fibroso y de aproximadamente 3 a 4 pulgadas de largo. El color suele ser gris azul oscuro, pero puede ser gris claro, atigrado, amarillo, rojo o rojo leonado con puntos negros.

El adulto ciervo escocés mide alrededor de 28 a 32 pulgadas en el hombro y pesa alrededor de 75 a 110 libras.

Personalidad

El ciervo escocés es un perro gentil y paciente que es maravilloso con los niños. Tiene un aire digno y una manera amorosa, por lo tanto, no le va bien como perro guardián o perro guardián

Relaciones familiares y del hogar

El ciervo escocés es un gran perro para familias activas. Le puede ir bien en la ciudad o el país y le encanta ser un compañero para correr o andar en bicicleta. La raza puede funcionar bien con los niños si se les presenta a una edad temprana.

El ciervo escocés tiende a ser una raza activa cuando está al aire libre y necesita mucho espacio para hacer ejercicio. Prefieren vivir en una casa con un patio cercado. Inactivo en el interior, el ciervo puede vivir en un apartamento si se realiza en varias caminatas largas todos los días. Al igual que con otros sabuesos visuales, no se le debe permitir vagar sin correa, ya que puede perseguir pequeñas criaturas rápidas sin prestar atención a su propia seguridad. Esta raza puede vivir con otros perros, pero puede perseguir gatos domésticos y debe supervisarse cuando está con otros animales.

Formación

El ciervo escocés puede ser entrenado en obediencia básica y puede hacerlo bien en la carrera de señuelos. Algunos pueden ser deliberados y ejecutarán comandos a su propio ritmo.

Preocupaciones especiales

El ciervo escocés tiende a disfrutar persiguiendo animales pequeños y no se le debe permitir vagar.

Enfermedades y trastornos comunes

El ciervo escocés es una raza resistente que tiene pocas enfermedades conocidas. Se ha informado dilatación gástrica y vólvulo.

El promedio de vida del ciervo escocés es de 8 a 11 años.

Nos damos cuenta de que cada perro es único y puede mostrar otras características. Este perfil proporciona solo información de raza generalmente aceptada.