Mantener a tu perro sano

Elegir el tazón de comida adecuado para perros

Elegir el tazón de comida adecuado para perros

Si estás buscando un tazón para tu precioso perro, ¡estás de suerte! Los cuencos para perros están disponibles en muchos colores y estilos. Encontrar el tazón adecuado para su mascota debería ser fácil si deja de considerar algunos factores antes de comprar.

Puede ser que su única preocupación al seleccionar un tazón sea el color y el estilo. Los tazones de plástico y cerámica vienen en una variedad de colores y a menudo tienen patrones decorativos. Incluso puede tener el nombre de su perro inscrito o pintado para personalizar su plato. Los tazones de cerámica son porosos, así que asegúrese de que las superficies estén selladas y sean fáciles de limpiar. Son más frágiles que otros tipos y se romperán si se caen accidentalmente. Los tazones de plástico son duraderos y fáciles de lavar, pero algunas mascotas tienen sensibilidad de la piel a los tazones de plástico para alimentos. Si la nariz y la boca de su perro se ven rojas, irritadas o con costras, consulte con su veterinario para descartar una irritación al plástico. Este problema debería desaparecer una vez que se cambia el tazón.

El acero inoxidable es una buena opción para los tazones de comida y agua, y viene en la más amplia variedad de tamaños, anchos y profundidades para que pueda encontrar uno que se adapte a cualquier tipo de perro. Para razas muy altas, o aquellas mascotas que están limitadas por artritis o enfermedad degenerativa de las articulaciones, intente servir la cena en un tazón elevado. Estos soportes vienen en diferentes alturas para que se pueda alcanzar la comida y el agua sin tener que inclinarse hacia el piso. Esto elimina la necesidad de que su mascota se estire el cuello, la espalda y los codos cuando come o bebe. Otra versión de un alimentador elevado contiene un compartimento para el almacenamiento de alimentos. Este restaurante para perros en realidad está construido como un banco. La parte superior del banco contiene los tazones de comida y tiene bisagras para proporcionar un compartimento de almacenamiento para la comida y las golosinas de su mascota, todo en un espacio ordenado.

Si se puede confiar en su perro para no engullir cada bocado de comida que ve, un alimentador automático puede ahorrarle tiempo y espacio. Se coloca una gran cantidad de comida seca en el recipiente, se invierte y se asegura al plato de servir. A medida que su mascota come del plato, las croquetas se reponen para mantener el tazón lleno. Una versión similar de este plato también se usa para el agua, usando una botella de plástico de 2 litros como depósito. Una versión más sofisticada de este tipo de alimentador automático es aquella que contiene un temporizador eléctrico. Preconfigura el temporizador para entregar una cantidad medida de comida en el plato de su perro. Este es un gran sistema si tiene una mascota que necesita ser alimentada en un momento determinado del día. Una advertencia: los alimentadores automáticos no deben usarse con mascotas que tienen problemas de peso.

Considere la anatomía de su perro cuando compre un tazón. Si tiene un perro grande que empuja su plato tratando de obtener hasta el último bocado, pruebe con un tazón con peso que no se deslice por el piso o se vuelque. También es posible que necesite un recipiente de mayor tamaño para acomodar su tamaño. Los perros con narices largas y estrechas como collies o sabuesos afganos tendrán más facilidad con un tazón más profundo. A los perros con caras más cortas como pugs, Boston terriers y bulldogs les resultará más fácil comer en un recipiente poco profundo.